Los sindicatos planean movilizaciones para superar el bloqueo de la patronal sobre la reforma laboral

Los sindicatos planean movilizaciones para superar el bloqueo de la patronal sobre la reforma laboral
Los sindicatos CCOO y UGT barajan la posibilidad de convocar movilizaciones, para sacar adelante la derogación de la reforma laboral de 2012, ahora misma, atascada, por la postura de la patronal contraria a establecer límites a la temporalidad.

Aunque todavía está por definir el formato de las movilizaciones, los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, buscan fecha para las mismas en torno a la tercera semana de diciembre. El compromiso del Gobierno con la Comisión Europea es tener la reforma laboral publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes del 31 de diciembre.

La CEOE se ha descolgado de la negociación en la que lleva meses buscando acuerdos con los sindicatos y el Gobierno con unas propuestas aparentemente contrarias a las líneas maestras sobre la que han estado dialogando.

Los representantes de los empresarios españoles han presentado un documento que contienen las líneas rojas que no están dispuestos a traspasar, que tienen que ver, sobre todo, con los límites a la contratación temporal, según fuentes de la negociación.

El Ministerio de Trabajo había puesto encima de la mesa la posibilidad de limitar a un 15% de la plantilla el número de trabajadores eventuales, aunque luego había llegado a plantear topes variables en función del tamaño de las empresas: el 8% para las pymes y el 4% para la gran empresa.

La CEOE tampoco acepta modificar las causas legales previstas para firmar contratos temporales, que ahora se recogen en el artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, y rechaza la subida de las cotizaciones en los casos en que las empresas abusen de la temporalidad, como había planteado el Gobierno. Igualmente se opone a que los contratos en fraude de ley sean calificados como nulos.

Los empresarios han apostado por que los contratos fijos discontinuos puedan ser gestionados a través de las empresas de trabajo temporal (ETT) y que no compute para la antigüedad, ni la representación de los trabajadores el tiempo de estas contrataciones, así como que se entiendan extinguidos cuando no se produzca la incorporación.

La patronal pide mantener la prioridad del convenio de empresa sobre el sectorial, en el caso de que sea más favorable para los trabajadores y que el convenio se haya negociado con la misma legitimación de la parte social que la que hoy se exigen para los convenios sectoriales.

También puedes leer —  La EPA muestra las debilidades estructurales del empleo

Igualmente, ha planteado la parte empresarial modificaciones sobre la normativa relativa a a la movilidad geográfica, y la subrogación empresarial, para limitar la responsabilidad a la prevista en el convenio.

“Si se bloquea la mesa, se iniciará un proceso de movilización de alto voltaje”

Los sindicatos consideran que los planteamientos ahora puestos de manifiestos por la patronal son “inasumibles”. De hecho, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha exigido al Gobierno, en una rueda de prensa organizada en Murcia, que no devalúe los contenidos del diálogo social abierto para abordar el establecimiento de un nuevo marco de relaciones laborales.

La derogación de la reforma laboral del 2012 figuraba entre los acuerdos de investidura alcanzados por los grupos parlamentarios que sostienen al Ejecutivo, por lo que los sindicatos, al principio de la negociación con el Gobierno y la patronal, se mostraban optimistas sobre el cumplimiento de sus reivindicaciones.

“Si el Gobierno tuviera la tentación de, para facilitar un acuerdo con la patronal, devaluar estos contenidos, con quien va a tener un problema para llegar a acuerdos va a ser con los sindicatos”, ha señalado Sordo. No obstante, no cree que el Ejecutivo tenga la intención de actuar de esa forma.

El secretario general de CCOO ha insistido en que los sindicatos no apoyarán un texto que mantenga la prevalencia del convenio de empresa frente al sectorial, que no frene la subcontratación o no retome la ultraactividad.

Unai Sordo ha hecho hincapié que la propuesta de los empresarios sobre el despido y la temporalidad es “agresiva” y que “cambia el centro de la gravedad de la negociación”. Además, lo ha dejado claro: “si se bloquea la mesa, se iniciará un proceso de movilización de alto voltaje”.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?