Más ingresos, menos inclusión

Más ingresos, menos inclusión
ILUSTRACIÓN | Nana Pez
Frente a la persistente inflación, las familias sopesan cada una de sus compras, restringiendo muchas veces su consumo o incluso renunciando a cubrir algunas de sus necesidades esenciales. Ninguna de estas decisiones es inocua para el bienestar de las familias y sus miembros.

Más de dos meses antes de lo habitual, el INE publicó los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV). Aunque se trate de datos nuevos, estos nos revelan realidades ya antiguas y enquistadas en nuestro modelo social.

La nueva ECV refleja el contexto y los efectos de la crisis inflacionaria de 2022 y el impacto económico y social que tuvo y sigue teniendo para las familias un año después. Aporta datos económicos en términos de renta disponible y de intensidad laboral de los hogares referidos al año 2022. Por su parte, la información sobre carencia social y material hace referencia a las dificultades que experimentan y perciben las familias en el año 2023, momento en el que se realizaron las encuestas.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

También puedes leer —  La reducción de la desigualdad, más retos que triunfalismos
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?