Madrid | Denuncian la insuficiencia de las ayudas municipales

Madrid | Denuncian la insuficiencia de las ayudas municipales
Personas de la «Despensa Solidaria de Carabanchel» y «Barrio que se Alimenta de Solidaridad» se han manifestado frente a la Junta Municipal de Carabanchel para denunciar que hay las familias que han perdido sus ingresos durante la pandemia que no están siendo atendidas por los servicios sociales municipales.

Estos proyectos vecinales llevan ya seis meses proporcionando alimentos y otro tipo de ayudas a una 400 familias afectadas, según sus miembros. “Lo hacemos supliendo a unos Servicios Sociales municipales insuficientes”, denuncian, y afirman estar decepcionados ante la negativa de la Junta Municipal a aceptar sus propuestas de colaboración. A pesar de haber compartido con la administración municipal la lista de familias atendidas, no todas han sido atendidas por los servicios sociales.

“Por ello, junto a la atención solidaria que aportamos, vamos a continuar realizando acciones de protesta, hasta que los servicios municipales atiendan a todas las familias necesitadas, habilitando los recursos humanos y materiales que sean necesarios”, declaran en un comunicado.

El ayuntamiento madrileño afirma haber garantizado, entre marzo y agosto, ayuda alimentaria a más de 200.000 familias, el 67% de ellas residentes en distritos como Latina, Usera, Puente de Vallecas, Villaverde, San Blas, Canillejas, Carabanchel, Ciudad Lineal o Villa de Vallecas, entre marzo y agosto. En septiembre, comenzó la entrega de la tarjeta Familias, una tarjeta prepago que los servicios sociales cargan con las ayudas concedidas.

Las nuevas contrataciones de personal para reforzar unos servicios sociales, que ya antes de la actual pandemia eran claramente insuficientes, no han podido hacer frente al aumento sin precedentes de las situaciones de necesidad. La comprobación del cumplimiento de los requisitos exigidos, así como el asesoramiento a estas familias para tramitar el Ingreso Mínimo Vital son tareas añadidas que dificultan la debida diligencia para solucionar las carencias urgentes de familias que se han quedado sin ingresos, ahorros o redes informales de apoyo.

Son muchas las iniciativas vecinales y de comunidades cristianas que tratan de paliar la graves consecuencias que está teniendo la actual pandemia en las familias más vulnerables de los barrios obreros, así como constantes las quejas sobre la insuficiente respuesta de las administraciones públicas.