La mesa de diálogo social sobre la modernización del mercado laboral arranca con posiciones muy encontradas

La mesa de diálogo social sobre la modernización del mercado laboral arranca con posiciones muy encontradas
En la primera reunión de la mesa del diálogo social sobre la modernización del mercado laboral, reunida este miércoles, las posiciones de las partes son discrepantes en uno de los puntos fundamentales: desmontar la reforma laboral.

Esta mesa de diálogo social, considerada la más importante, vuelve a convocarse después del parón que supuso en la negociación la irrupción de la pandemia. Gobierno, CCOO, UGT, CEOE y CEPYME se reúnen para abordar distintas materias de las relaciones laborales. Una de ellas, la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012. En este reencuentro, se ha establecido un calendario de reuniones, la próximo el 30 de marzo y con periodicidad semanal, y se ha acordado retomar la negociación en el punto en el que se quedó en marzo de 2020.

La propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anunció con la convocatoria de la mesa que “empieza una gran tarea de transformación y de reformas estructurales” en España, mostrando su voluntad política para asumir el reto de modernizar el sistema de relaciones laborales y el tejido productivo.

Por su parte, Unai Sordo, secretario general de CCOO, en un vídeo distribuido en su cuenta de Twitter, subraya que la reunión “viene precedida de dos movilizaciones sindicales” y plantea dos fases de negociación. En la primera, se eliminarían “los aspectos lesivos que atacaban la negociación colectiva que permitían la disminución de los salarios en situaciones tan dramáticas, por ejemplo, como las camareras de piso que están cobrando salarios de miseria y reequilibrar las relaciones entre sindicatos-trabajadores y empresarios-patronales” en la negociación colectiva. Y en una segunda fase, la mesa de diálogo social, abordaría “la mejora de la estabilidad en el empleo que España necesita cuanto antes y que el despido sea el último recurso que tienen las empresas cuando atraviesan problemas y sustituidos o por otras pautas de adaptación de la jornada de trabajo para que el despido”.

En este sentido, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha reiterado que “no se puede llegar a ningún acuerdo sin derogar antes las reformas laborales. La mesa que tiene que partir de la situación que traíamos en marzo, con un ritmo de trabajo que permita en un tiempo no muy largo llegar a acuerdos, o que el Gobierno empiece a legislar para desmontarlas”. Álvarez conoce la dificultad de este objetivo “porque la patronal está crecida. Lo tienen todo y cualquier reforma la ven como pérdida de derechos que tienen, por eso era tan importante restituir derechos”. De hecho, la posición de CEOE y CEPYME se expresa en términos inamovibles, con el argumento de que “no es el momento”.

Derechos colectivos y estabilidad en el empleo

Algunas de las materias que forman parte de esta mesa, como la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa, la ultraactividad de los convenios y la subcontratación, son propuestas de los agentes sociales que formaron parte de la negociación con el Gobierno socialista en la anterior legislatura y que se incorporan a esta mesa de diálogo.

Aunque se pretende incorporar otras muchas para dar cumplimiento a los compromisos que el Gobierno asumió en las “fichas” remitidas a Bruselas, que plantea generalizar el contrato indefinido, devolver la causalidad a los contratos temporales y simplificar la contratación, reordenando las modalidades de contratación laboral, así como por introducir mecanismos de flexibilidad para las empresas alternativos a la excesiva temporalidad, penalizando el uso excesivo de contratos de muy corta duración y atajar el fraude laboral.

One thought on “La mesa de diálogo social sobre la modernización del mercado laboral arranca con posiciones muy encontradas

Comments are closed.