AVAELA

No digas que fue un accidente

El martes pasado, como cualquier jornada laboral, Saúl Domínguez salió de casa para ir a trabajar. Le quedaban apenas dos días para cumplir 31 años. Pero no le alcanzó para