La inflación que comienza a estar con nosotros

La inflación que comienza a estar con nosotros
Foto | Nathália Rosa (unsplash)
Estamos oyendo estas semanas que la inflación está volviendo a ser una realidad en España. De hecho, los datos de septiembre (que fueron publicados a principios de octubre) nos dan una cifra de inflación interanual de un 4%. Se trata de una tasa de inflación que no se recordaba en nuestro país desde 2008, año que fue una excepción entre otros en los que la inflación fue siempre más baja.

Además, estamos en una tendencia creciente, que no parece que vaya a finalizar pronto. Hay razones fundadas (vamos a analizarlas aquí) que hacen sospechar que esta inflación puede mantenerse en el tiempo.

Cuando analizamos las cifras con más detalle, nos damos cuenta de que esta subida de precios no afecta a todos los grupos de productos de igual manera. De hecho, la mayoría de grupos de bienes y servicios están en unos crecimientos muy inferiores al general. Esto se ve, sobre todo, en lo que se denomina la inflación subyacente, que es la subida de precios que se da en todos los bienes y servicios considerados, exceptuando los alimentos no elaborados y los productos energéticos. La inflación subyacente es muy pequeña, siendo la cifra interanual de tan solo un 1%. Es decir, la diferencia entre el índice general y el de la subyacente es de tres puntos, la más alta entre estas dos maneras de medir la inflación desde 1986.

La importancia que tiene el diferencial de estas dos cifras está en que la inflación subyacente suele reflejar los cambios de precios derivados de las modificaciones en la demanda. Es decir, que una inflación subyacente alta suele tener que ver con un incremento de la demanda de los bienes y servicios que presiona al alza de sus precios. Momentos de mucho movimiento económico llevan a una inflación subyacente alta. Sin embargo, los bienes y servicios que se excluyen (alimentos y productos energéticos) son aquellos que suelen tener una demanda muy estable (porque son necesarios) de manera que cuando sus precios suben mucho es por causa de problemas de suministro, no de un incremento de su demanda.

Contenido exclusivo para personas o entidades suscritas. Para seguir leyendo introduce tus datos o suscríbete aquí. Si no los recuerdas, haz clic aquí

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda? ¿Algo que aportar?